Consejos para manejar con lluvia en la ruta

La temporada de lluvias que se hizo presente en todo el país, afecta tanto a las ciudades como a los caminos que las unen. Por esa razón, es necesario tener en cuenta algunas recomendaciones que resultan extremadamente útiles cuando nos toca circular por las rutas con lluvia o con la calzada mojada. De esta forma, evitamos la realización de maniobras indebidas, circulamos a la velocidad correcta y, por supuesto, evitamos accidentes que pueden tener consecuencias desastrosas.

Justamente, debido a los siniestros viales ocurridos en las rutas argentinas en los últimos meses, muchos de ellos debido a la presencia de las lluvias y con las rutas mojadas, es que la Agencia Nacional de Seguridad Vial publicó una serie de consejos, los que citamos a continuación:

  • Aumentar la distancia de seguridad entre vehículos. Para tener más tiempo de frenar ante cualquier eventualidad.
  • Utilizar siempre el cinturón de seguridad.
  • Emplear el acondicionador de aire en modo frío, para desempañar los cristales del vehículo.
  • Llevar siempre encendidas las luces bajas y de posición, a cualquier hora del día.
  • No exceder las velocidades máximas (80 kilómetros por hora para automóviles y 70 kilómetros por hora para camiones y ómnibus).
  • Usar el limpiaparabrisas.
  • No frenar o cambiar de dirección repentinamente, dado que la calzada mojada disminuye la adherencia del vehículo, lo cual puede generar la pérdida de tracción del rodado y ocasionar un accidente.
  • Mantener una velocidad baja para evitar el hidroplaneo, que se genera debido a la acumulación de agua sobre la calzada.

ruta con lluvia

Por otro lado, también se deben tener en cuenta los siguientes tips para manejar con lluvia en las rutas:

  • Disminuir la velocidad con lluvia abundante, en cualquier vía.
  • Evitar los carriles con acumulación de agua.
  • Si se siente que el auto flota, no frenar, tan sólo dejar de acelerar hasta sentir la adherencia de los neumáticos otra vez.
  • No usar las luces altas.
  • Saber que el viaje tardará un poco más con lluvia, no apurarse es sinónimo de llegar a salvo.
  • Ser precavidos con los vados, conocer la profundidad de los mismos antes de pasar por ellos.
  • Extremar las precauciones durante los primeros treinta minutos de lluvia. Tanto en la ciudad como en ruta, los primeros momentos de las precipitaciones son los más peligrosos debido a la formación de barro que todavía no pudo ser removido por el agua. Por otro lado, los aceites y gasoil que fueron absorbidos con el tiempo, son removidos por el agua; y al ser menos densos que ésta, salen a la superficie creando una película muy resbaladiza.

Siguiendo al pie de la letra estos consejos, el manejo con lluvia en la ruta no representará peligro alguno para nuestra seguridad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *